Actualidad

incendios en coches eléctricos: mitos y verdades

Marcos Martínez - 6/6/2024

incendios coches electricos

En este artículo encontrarás:

 

 

 

Corría el año 1999, y el primer capítulo de la undécima temporada de Los Simpson mostraba a la familia sumergiendo un coche eléctrico en el mar. Como consecuencia de este disparate, este salía ardiendo. Más de dos décadas después, tras el paso del huracán Idalia a través de Florida, que sumergió dos vehículos eléctricos en agua marina durante horas, estos ardieron. ¿Es algo común? ¿Cuál es el riesgo de que un coche eléctrico arda? ¿Son más peligrosos los coches eléctricos?

mitos sobre los incendios en vehículos eléctricos

Uno de los mitos es que se incendian más que los vehículos térmicos, cuando lo cierto es que son igual de frecuentes o incluso menos frecuentes que los incendios en coches térmicos, según la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA), que en 2017 elaboró un concienzudo informe sobre este asunto.

 

Tras aquel reporte, la Agencia Sueca de Contingencias Civiles (The Myndigheten för Samhällsskydd och Beredskap, MSB) realizó un estudio de 2018 a 2023 para investigar el asunto a fondo, descubriendo que, a medida que fue avanzando la tecnología de baterías de coches eléctricos, estos eran más seguros. Se incendiaban menos que los vehículos de combustión. Llama la atención cómo «en algunos casos, la batería probablemente no desempeñó ningún papel en el incendio, más allá de la incertidumbre y la necesidad de evacuación de riesgos que la presencia de baterías supuso para los servicios de emergencia».

coche eléctrico ardiendo: desmintiendo el mito

Entonces, ¿de dónde viene el mito? ¿Por qué el miedo? Probablemente, por la novedad de los vehículos eléctricos y por la dificultad de extinguir el fuego que genera. No todos los fuegos son iguales. Existe el fuego por materiales combustibles sólidos (clase A), por líquidos inflamables o combustibles (B), equipos eléctricos energizados (C), metales combustibles (D) y aceites y grasas (K).

 

El fuego eléctrico tiene sus particularidades tanto en su aparición como en su extinción. Tal y como recoge la OCU, «una vez que se ha producido el incendio de un coche eléctrico, sí es verdad que resulta más complicado de apagar que si arde un vehículo de gasolina o gasoil. Los bomberos deben aplicar protocolos distintos y se tarda más tiempo en poder extinguir totalmente el fuego». De hecho, parte de la histeria mediática tras el huracán Idalia en 2023 nace de que las fuerzas de seguridad no contaban con las herramientas para extinguir este tipo de incendios. Los regaban con hidrantes clásicos y las baterías seguían ardiendo. Ahora ya existen protocolos y formación específica. Algo parecido ocurrió con la masificación de los coches térmicos, que durante sus primeras décadas arrasaron edificios completos debido a sus explosiones, que arrojaban combustible sobre entramados de madera. Y un siglo antes con los trenes de carbón.

 

La realidad es que los coches eléctricos son tan o más seguros que los coches térmicos, y que esa diferencia en seguridad irá aumentando con el tiempo a medida que se diseñen baterías menos propensas a un error, diseños que eviten incendios por colisiones, mecanismos de detección de condiciones pre-incendio más sofisticados, dispositivos de auto-extinción antes y después del conato, sistemas de aviso, bomberos con más herramientas tanto materiales como de formación, etc. Pero, exactamente, ¿cuál es el riesgo de incendio en coches eléctricos?

Autoriza las cookies de redes sociales para acceder al contenido.

riesgo de incendio en coches eléctricos

El riesgo de un evento posible siempre es superior a cero, y el riesgo de incendio de un aparato eléctrico es una posibilidad que hay que contemplar. Principalmente, como se verá más adelante, para prevenir situaciones peligrosas. Pero, ¿qué es el riesgo?

 

El riesgo (de que ocurra algo) es el múltiplo de factores como la Amenaza, la Vulnerabilidad y la Exposición:

 

  • Amenaza (A). La probabilidad de que ocurra un evento que pueda causar un incendio. Esto podría incluir defectos en la batería, sobrecarga eléctrica, colisiones, etc.
  • Vulnerabilidad (V). La susceptibilidad del coche eléctrico a sufrir daños debido a esa amenaza. Esto puede depender de factores como la calidad de la batería, el diseño del sistema de gestión térmica, la edad del vehículo, entre otros.
  • Exposición (E). La medida en que el coche eléctrico está expuesto a la amenaza. Esto podría implicar el uso frecuente del vehículo, el ambiente en el que se encuentra (por ejemplo, condiciones extremas de calor o frío, salinidad), el comportamiento del conductor (conducción agresiva, falta de mantenimiento), etc.

 

El riesgo de que el coche eléctrico se incendie es extraordinariamente bajo, pero no nulo, y exige que se cumplan ciertas condiciones que aumenten las posibilidades. Condiciones que deben ser evitadas.

 

prevención de incendios en coches eléctricos

¿Qué se puede hacer para evitar los incendios en coches eléctricos? Minimizar todos los factores de riesgo, empezando por:

 

  • Investigar qué factores hacen más probable un incendio, así como su difícil extinción. Los fabricantes de coches (eléctricos o no) investigan la flamabilidad de sus productos como un aspecto fundamental del desarrollo de los mismos. Minimizar estos factores es un prerrequisito de diseño. Es el motivo por el que no se usan elementos combustibles como la madera o sus derivados.
  • Desde el punto de vista del usuario, evitar situaciones críticas como impactos contra otros vehículos, algo que obviamente ya se tiene en cuenta; situaciones de riesgo como entornos de calor extremo, como la que puede darse en algunos puntos próximos al ecuador, especialmente si se está cargando el vehículo; así como otras relacionadas con proteger el vehículo de las crecidas del agua, especialmente si es de agua salada.
  • Por descontado, un buen mantenimiento del vehículo que evite problemas futuros es siempre algo recomendable. Las revisiones sistemáticas ayudarán a minimizar cualquier riesgo futuro, y evitarán situaciones peligrosas. Es imprescindible seguir las directrices de la marca respecto al cuidado del vehículo, y de la batería. Pasar la ITV también es obligatorio.
  • Asimismo, tras un evento de riesgo como puede ser una colisión, horas de exposición a altas temperaturas o un vehículo sumergido en el mar, es imperativo llamar a los servicios de emergencias.
  • Para los servicios de emergencias, que actúan una vez el resto de mecanismos han fallado, es necesaria formación específica en apagado de incendios eléctricos, materiales y equipación que les permitan extinguir estos incendios, y equipos de protección individual que les protejan durante la intervención. Consciente de ello, Renault ha desarrollado en colaboración con los bomberos el programa de seguridad ‘human first’. Producto de esta colaboración, sus vehículos cuentan con el sistema Fireman Access, un innovador sistema para acceder al corazón de la batería directamente, y así apagarlo en minutos.

cómo apagar un incendio en un vehículo eléctrico

Como ya se ha mencionado antes, cuando ocurra un evento de tipo incendio eléctrico se abren dos escenarios. Si se tiene un mínimo de formación en extinción de estos incendios, EPIs y equipación adecuada, es posible abordar la situación de extinción del conato. Pero si el fuego se ha extendido, la medida estrella es ponerse a salvo a uno mismo y a los demás, y llamar a los servicios de emergencias. Ellos son los que cuentan con la capacidad técnica para hacer frente al fuego.

 

 

sobre el autor

Marcos Martínez

periodista especializado en motor

plan moves scenic renault

Actualidad

Plan MOVES: Guía completa para solicitarlo

José Ramón Martínez Fondón - 8/7/2024

sociedad 100% electrica coche

Actualidad

¿sabes cómo sería una sociedad 100 % eléctrica?

Marcos Martínez - 21/6/2024