La Eco Conducción

La conducción económica es un estilo de conducción basado en no forzar innecesariamente al motor, el cual deberá estar bien mantenido y adaptado a la necesidad del conductor. Es una cuestión de anticipación y de regularidad en la conducción.

 

La conducción económica permite reducir el consumo del orden del 20%.

 

Consejos prácticos

 

 

Consejo n°1: Optimizar los cambios de velocidad

- Reduzco de marcha cuando estoy cerca de las 1000 revoluciones/minuto.

- Cambio a una marcha superior cuando alcanzo las 2000 revoluciones/minuto en diésel y las 2400 en gasolina.

Por lo tanto, a 50 km/h., ya estoy en en 4ª o en 5ª.

 

 

 

 

 

Consejo n°2: Opta por una conducción suave

- En cuanto es posible, mantengo una velocidad constante (> 40km/h).

- Freno con el motor y utilizo, lo menos posible, el pedal de freno.

Por lo tanto a 50 km/h en 5 a, empiezo a aminorar mi velocidad 100m. antes del semáforo.

 

 

 

 

 

Consejo n°3: Controla tus aceleraciones

- Hasta 50 km/h, es mejor acelerar más para cambiar a 5ª rápidamente.

- A más velocidad de 50 Km/h, la aceleración debe ser moderada.

Por lo tanto, realizo rápidamente los cambios de marcha hasta llegar a la 5ª velocidad.

 

 

 

 

 

 

Consejo n°4: Controlar las subidas y los descensos 

- Mantengo mi  velocidad en las bajadas

- Aminoro en las subidas sin entorpecer la circulación.

Por lo tanto, aprovecho los descensos para quitar el pie del acelerador y no para ir más deprisa.

 

 

 

 

 

Consejo n°5: Utilizar el motor en los momentos oportunos

- Apago mi motor cuando me paro más de un minuto.

- No caliento mi motor antes de arrancar, incluso en invierno.

Por lo tanto, arranco rápidamente después de haber puesto el contacto.

 

 

 

 

 

 

Consejo n°6: Optimizar el uso de su vehículo

- Verifico la presión de mis neumáticos todos los meses.

- Si necesito climatización, la diferencia entre la temperatura exterior e interior debe ser inferior a 5º.

- No dejo cargas inútiles en el vehículo.

- Desmonto el maletero del techo y las barras transversales una vez que no se utilicen.

Por lo tanto, un buen uso del vehículo es tan importante como una buena eco-conducción.